Aladdin: 5 formas en que el live action es menos racista

aladdin

La nueva versión de Aladdin tenía algunas cosas que hacer para seguir siendo relevante para la audiencia de hoy. Sin embargo, más urgente que el uso de tecnología innovadora para el Genio fue la necesidad de borrar algunos de los extravagantes estereotipos árabes que cubrían la película animada original de 1992.

En ese sentido, el reboot de live action hizo un trabajo sólido. Si bien no hay duda de la pesada bocanada de exotismo que fluye a través de la película – se trata de un cuento de fantasía, después de todo – no hay duda de que se puso una gran cantidad de cuidado para asegurar que el sabor regional de la película era tan auténtico como fuera posible serlo. Aquí hay cinco ejemplos:

1: A diferencia de la primera película, el acento árabe no se usa como signo del mal

Un aspecto serio de la muy querida versión de Aladdin en 1992 fue el sutil racismo que infundió la película. Los malos, principalmente los secuaces del malvado visir Jafar, tenían en su mayoría acentos árabes marcados y feos, mientras que Aladdin y la princesa Jasmine tenían claros tonos estadounidenses, por no mencionar el hecho de que parecían inherentemente occidentales.

La nueva versión restaura ese equilibrio a través de un elenco ecléctico con fondos que van desde Egipto (Mena Massoud), India (Naomi Scott), Túnez (Marwan Kenzari), Turquía (Numan Acar) e Irán (Navid Negahban y Nasim Pedrad).

Los acentos inflexos del Medio Oriente no se utilizaron principalmente esta vez para denotar la violencia. En cambio, fue el vehículo de muchas palabras sabias sobre el perdón por parte del Sultán y la justicia por parte del jefe de defensa del reino, el soldado Hakim.

Las quejas de que la princesa Jasmine debería haber sido representada por una actriz árabe tampoco se sostienen. Agrabah se supone que es una ciudad rica y cosmopolita. Scott, quien ella misma es bi-racial, se ajusta a su personaje, ya que la madre de Jasmine es de otra región.

2: Se han eliminado las letras racistas de la original.

Los de cierta edad recordarán haber visto a Aladdin hace 27 años y estar indignados por algunas de las letras incluidas en el número inicial de Si a Arabia tú vas (especialmente la versión en inglés, Arabian Nights), que describía a Agrabah como una tierra «donde te cortan la oreja si no les gusta tu cara» y «es bárbaro, pero bueno, es mi hogar”.

Afortunadamente, tales descriptores problemáticos han sido desechados en la nueva versión.

La letra de la canción en el remake incluye «Puedes oler cada especia / Mientras regateas el precio / De las sedas y los chales de satén» en Arabian Nights, y  divertidos guiños como la mención de Ali Baba y el Genio siendo “la respuesta a tus oraciones de mediodía” en Un genio genial. En la versión de la canción en los créditos finales, el Genio de Smith se vuelve más bullicioso al declararse a sí mismo «Ali Baba / el gran papá». Es tan hilarante como suena.

3: Los detalles árabes son realmente acertados.

La sinceridad de Aladdin para representar la región con precisión también se mostró en los detalles más finos. Así como los minaretes finamente prestados que puntearon el cielo nocturno de Agrabah, el uso de los personajes de varios documentos escritos también cuenta con árabe preciso. Cuando Jafar consulta el mapa de La Cueva de las Maravillas, la traducción árabe – Kahaf Al A’jaab – es acertada. Y cuando el Genio se ofrece para cambiar las leyes que rigen Agrabah para permitir a Aladdin casarse con la princesa, el rollo legal que mágicamente despliega es un documento legal árabe en el que están plasmadas las leyes matrimoniales del reino. Estos son detalles pequeños, pero significativos.

4: Todo desde Omán hasta Afganistán está representado a través de la moda.

Si bien Agrabah puede parecer inicialmente un mar de turbantes, mira más a fondo y verás que se ha pensado en las elecciones de moda de la película. Con la ciudad fantástica siendo un rico punto de fusión de culturas y un importante centro de negocios, todos los ciudadanos usaban varios estilos que iban desde payraans afganos (camisas) y saris indios hasta dagas omaníes y varios turbantes en estilos que iban desde el Golfo Pérsico hasta el Levante.

5: En realidad buscaron consejo antes de hacerlo.

Cuando el Comité Árabe Americano de Lucha contra la Discriminación criticó a Aladdin por sus retratos de la región, los productores de la nueva versión buscaron el consejo del Consejo de Asuntos Públicos Musulmanes (una organización de defensa y política pública de Los Ángeles) para dirigirlos lejos de tales aguas agitadas. El resultado es una película que va de alguna manera a cambiar la percepción de Hollywood sobre el mundo árabe.