¡Que viene, que viene! El HDR en nuestros televisores

Con la popularización de los televisores LCD sobre los Plasma hemos dado un importante paso atrás en cuanto a calidad de imagen. Aunque los LCD están mejorando año tras año, aún no han conseguido llegar a ese punto de equilibrio que teníamos con los Plasma, pero con cada tecnología que se va incorporando nos encontramos más cerca de lograrlo.

El pasado CES 2015, algunas marcas como Samsung o LG mostraron sus primeros televisores 4K con soporte nativo para vídeo HDR, lo que supone un verdadero gran salto en calidad de vídeo.

Habitualmente el consumidor está acostumbrado a que más es mejor, ocurre en las cámaras (más megapixels), ocurre en las pantallas (más pixels), en los procesadores (más núcleos)… Más es mejor, es lo que el consumidor ha retenido después de muchos años de campañas de marketing de grandes marcas. El problema ahora es que el ojo humano no es capaz de reconocer ese más, ocurre claramente en las pantallas, queremos 4K cuando la distancia de visionado no nos permite diferenciar esos pixels, no seríamos capaces de diferenciar entre 1080p y 4K (hemos superado la definición del ojo humano a esa distancia), todo lo que sube desde aquí es puro marketing.

El vídeo HDR es realmente importante porque obligará a mejorar la calidad de los pixels en lugar de su cantidad. Mejor reproducción del color. La palabra HDR seguramente os suene del mundo de la fotografía, (High Dynamic Range), fue Dolby quien llevó ese mismo concepto al vídeo, intentando disponer de una mayor gama de colores, consiguiendo imágenes en movimiento que se asemejen más a lo que el ojo humano percibe del mundo real.

Además de HDR, estas pantallas vendrán con resolución 4K y el estándar UHD. La alianza que está detrás de este estándar obliga a que todas las pantallas deben ser capaces de representar colores a 10 bits, es decir, 1024 tipos de sombra de cada color, un salto importante desde los 8bits actuales.

Nuevo contenido con esta tecnología

El servicio Netflix ya está rodando sus series con esta tecnología, y es cuestión de tiempo que aparezcan por la plataforma. Por otro lado, hoy mismo Warner ha confirmado que lanzarán 35 películas utilizando esta tecnología, la primera de ellas la emocionante Mad Max: Fury Road.

Otros gigantes del sector como Disney, 20th Fox o Paramount también han mostrado su interés para popularizar esta tecnología.

El problema del marketing en los comercios

El gran reto como siempre es la forma de venderlo. Cada fabricante comenzará a crear un nombre nuevo para esta tecnología e intentará venderte que la suya es mejor que la del resto, confundiendo al cliente no ducho en estos temas.

Aunque la proliferación de los foros y las ventas por la red están diezmando la facturación de las tiendas físicas, la realidad es que en nuestro país, al igual que en muchos otros, nos guiamos por nuestro ojo inexperto en los comercios, lo cual es un grave error.

Este error fue el que destruyó la tecnología de Plasma, y es el que consigue que te lleves una televisión con tanta saturación a tu casa, simplemente porque allí se ve mejor.

Los comercios están muy iluminados, habitualmente con lámparas fluorescentes que inciden oblicuamente sobre las pantallas produciendo reflejos, resaltado entonces las que menor cantidad de reflejos presentan y las que más brillo parecen tener. Lo cierto es que en nuestras casas esta no es la configuración habitual, aunque tengamos un salón muy luminoso, la pantalla no suele recibir tanto reflejo, y cuando nos sentamos a ver cine, solemos atentar luces (o apagar algunas) e incluso quedarnos a oscuras. Lejos de esas luces nos damos cuenta de que el televisor que mejor se veía en el comercio no parece llamar tanto la atención en nuestro hogar, ya que aquí somos realmente conscientes de los parámetros que merecen la pena.

Mi recomendación siempre, lee antes de comprar y tras comprar prueba con diferentes configuraciones de la pantalla, no vale solo con ver un partido de futbol, usa películas, documentales, diferentes escenarios. Si no estás satisfecho devuélvela, una televisión es uno de los dispositivos tecnológicos con mayor tiempo de renovación.