Los nuevos Samsung S6 Edge+ y Note 5 con piloto automático

Esta tarde la coreana ha realizado uno de sus clásicos Galaxy Unpacked. Lo cierto es que todos se caracterizan por su puesta en escena, su espectacularidad e incluso por su orquesta sinfónica de acompañamiento. Samsung no solía escatimar en gastos, excepto en el día de hoy.

A las 17:00 teníamos cita con ellos, pues bien, a unos escasos 5 minutos de comenzar la presentación, algunos de los medios más relevantes del panorama internacional como The Verge o Android Police ya habían podido probar el dispositivo e incluso subir el vídeo con sus primeras impresiones. Automáticamente ha conseguido que todo el público perdiera el interés en la presentación.

Cientos de personas se habían desplazado para ver lo que nos tenían que decir, otros tantos han interrumpido sus vacaciones para conocer las últimas novedades del mayor fabricante de móviles del planeta, ¿para esto?

Vale, una empresa nos muestra un producto, pero para los apasionados de la tecnología, el discurso y la puesta en escena aporta un valor fundamental que nos aparecerá en la memoria cuando estemos probando el dispositivo en cuestión. Samsung hoy mató el momento, para los aventureros que aun así decidieron darle una oportunidad, nos hemos encontrado una de las presentaciones más soporíferas de los últimos años. Únicamente tenían que trabajar en un buen texto para incorporarlo a sus telepromter, un buen hilo conductor, pero ni eso. Estaban presentando una serie de productos en los que no creían, no sabían muy bien qué hacían ahí, pero claro, algo tenían que sacar, son Samsung.

En marzo de este año, Samsung nos presentó el S6, un terminal impresionante en todos sus aspectos, junto a su hermano el Edge, que suponía todo un logro de la ingeniería y plantaba cara al futuro. Nos entrábamos a una Samsung que escuchaba a sus usuarios, que finalmente dejaba los materiales de segunda por impresionantes acabados, y que al menos no se cargaba del todo Android con su TouchWiz.

¿Muchos cambios para una empresa?

Puede que tanto movimiento para generar el S6 y S6 Edge produjeran retrasos en lo que en realidad debería haber sido el nuevo Note 5, y no os dejéis engañar, en realidad es un S6+.

Los cambios son nimios con respecto al S6, muy relevantes si comparamos con el Note 4, pero claro, en estos 6 meses no han pensado nada más que agrandar el móvil que habían sacado, bueno, y añadirle un giga más de RAM que tanta falta le hacía (ironía off).

Aún no he podido probar ninguno de los dos dispositivos, pero estoy seguro de que serán estupendos, como lo son sus hermanos pequeños.

Para incorporar un tercer discurso, han presentado Samsung Pay, de nuevo, ofreciendo más razones para que dejemos de lado nuestra cartera en casa y comencemos a utilizar el móvil (otro discurso casposo), ya nos lo contaron en el MWC, y sí, la tecnología de LoopPay está muy bien y abre el abanico aún más que la solución de Google o Apple, pero seguimos sin tener fecha para la llegada a España, promesas y más promesas, parece que esperan a que su competencia les allane el terreno para desembarcar con la batalla ganada.

¿Y el futuro?

Tras esta “retahíla”, seguimos ante la compañía que más vende, y presenta un catálogo de productos que están siempre entre los mejores dentro de todas las gamas. No dudo que este sea un bache en el camino, quizás precedido por el batacazo que se llevaron con las ventas del S6, un terminal que tenía todo lo necesario para vender, pero que no consiguió ese “factor x” que les catapultó en ventas.

Samsung nos despidió con un teaser del Gear S2, el reloj que presentarán en IFA2015, y señores, ¡no pinta nada mal!