La importancia del LG G5 en el mercado

lg g5

Esperábamos más de lo mismo, otro año con especificaciones más altas pero poca innovación. En un inesperado giro de los acontecimientos LG presenta su teléfono modular, una apuesta a medio camino entre el smartphone tradicional y el Project Ara de Google.

La idea es sencilla, la franja bajo la pantalla del LG G5 es en realidad completamente extraíble, permitiéndonos intercambiarla por otra batería o periférico que queramos conectar. LG permite intercambiar esta ranura por un nuevo periférico que nos permita mejorar el agarre del dispositivo pensado para utilizar en fotografía, además nos provee de un botón de disparo dedicado y un importante aumento de 1600mAh en la batería.

Otro de los periféricos presentados es un amplificador de sonido de alta definición, óptimo para los maniáticos de la música. Como veis, ahora podrán atacar a pequeños nichos de mercados con funcionalidades específicas.

Esta ranura se ha bautizado como Magic Slot, un nombre que seguro seguiremos escuchando, ya que la idea es fantástica. Cada usuario dispone de unas necesidades especiales, que incluso varían en el tiempo, podríamos así comprar un móvil estándar y luego irlo adaptando con más batería para viajes, o mejor sonido para el trabajo.

Un paso más allá

Una vez creada la ranura, nada nos impide seguir imaginando, usuarios que necesiten más espacio de almacenamiento (y no quieran usar una microSD por velocidad), o querer aunar en un mismo terminal trabajo y personal (varias tarjetas SIMs).

Los terminales flagship siempre han estado pensados para satisfacer las necesidades de un amplio espectro de la población, pero para ello tienen que prescindir de muchas funcionalidades. Incorporar una ranura como esta pone en jaque a esta estrategia. Lamentablemente, la imagen de LG no está pasando ahora por su mejor momento, y no estoy seguro de que sean capaces de vectorial el cambio.

Veremos cómo responde el mercado a este nuevo concepto de dispositivo.