Google Stadia pruebas: sorprendentemente jugable

google stadia

Una pequeña parte de nosotros, la más escéptica, no esperaba que Google Stadia fuera a funcionar. Stadia es el intento de Google de hacer que el cloud gaming sea una realidad, y la compañía ha prometido mucho: la capacidad de jugar básicamente cualquier juego de hasta 4K en tu televisor, teléfono, tableta o computadora portátil, sin retraso y en la infraestructura de Internet existente. Y, en base a estos amplios calificadores, Stadia cumple.

El otro día, un compañero tenía ocupada la PS4 estaba jugando al RDR2, así que cogí mi teléfono y me metí en un evento público en Destiny 2. Lo cierto es que he podido cargar hasta el Mortal Kombat 11 en cuestión de segundos en mi portátil, y jugado Just Dance 2020 en un Chromecast Ultra. Stadia hace todo esto posible sin necesidad de una consola de juegos, pero eso no significa que el hardware no sea importante.

Para acceder a Stadia en el lanzamiento, necesitas la edición Founder’s o Premiere de $130, que viene con un Chromecast Ultra especialmente actualizado y un controlador oficial. El gamepad Stadia es simple, con bordes redondeados y botones anchos y elásticos. Es completamente funcional, a menudo te olvidas incluso de que está ahí mientras juegas, que es precisamente lo que debe hacer un buen controlador. Los gamepads Bluetooth como DualShock 4 y Xbox One Elite también funcionan con Stadia en portátiles y teléfonos, pero no en la TV.

Google Stadia está disponible por $130

El controlador Stadia se conecta al Chromecast Ultra a través de WiFi, lo que permite un juego sin ataduras en la sala de estar. Para jugar en un teléfono, tableta, portátil o PC, el gamepad oficial debe estar conectado físicamente (por ahora).

El primer juego de Stadia que inicié fue Destiny 2 en Chromecast Ultra. La pantalla de título se cargó rápidamente y creé un nuevo personaje. El proceso fue tan fluido y familiar que me olvidé que estaba jugando un juego AAA en línea en un disco de transmisión del tamaño de un phoskito.

Pero entonces, comenzó el juego y los disparos. El retraso fue inmediato.

El juego tardó varios disparos en dejar de buggearse, pero finalmente se suavizó y pude seguir matando alienígenas. Destiny 2 continuó parándose y sufriendo un retraso de entrada de vez en cuando – especialmente cuando los vecinos empezaron a llegar a sus casas – pero nada lo suficientemente grave como para disminuir la diversión de Destiny 2. Lo mismo ocurre con Mortal Kombat 11 en el teléfono y Gylt en la computadora portátil. La resolución disminuía de vez en cuando, y a veces iba un poco lento, pero en general, se desempeñaron como videojuegos con calidad de consola.

No jugaría ninguno de estos títulos de manera competitiva en Stadia, pero el servicio es lo suficientemente bueno para una noche de relax.

El rendimiento de Stadia dependerá de tu conexión a Internet

Al menos, así funcionaba en mi casa. Dado que Stadia opera a través de WiFi (no de datos móviles), la experiencia va a diferir drásticamente para cada usuario, dependiendo de su conectividad. En casa, generalmente tengo velocidades de descarga de 30 a 40 Mbps, cuando Google recomienda 35 Mbps para reproducción 4K y 10 Mbps para 720p.

Cuando Google reveló Stadia, prometió un mundo de magia de transmisión de juegos 4K impulsada por Internet. Incluso habló de transmisiones de 8K. Sin embargo, sus acciones desde el debut de Stadia han socavado muchas de estas promesas.

Esencialmente: Stadia funciona. Con una conexión a Internet estable, el equipo adecuado y muy pocos jugadores en línea, Stadia transmitió Destiny 2 a mi teléfono. Hizo que Shadow of the Tomb Raider funcionara en el MacBook Pro de mi compañero, y me permitió jugar Mortal Kombat 11 en mi televisor sin una consola de juegos dedicada. Todos se cargaron rápidamente, y estaban libres de problemas de última hora. Para mí, Stadia ha sido una agradable sorpresa.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*