Análisis: ‘Hardware Rivals’. Diversión sobre ruedas

hardware rivals

El mercado de juegos “casual” e “indie” crece en consolas gracias a los servicios de PS Plus y Xbox Live, donde cada mes las marcas responsables de sus máquinas apuestan en diferentes títulos con ganas de encandilar a su público. A pesar de que estos títulos en muchas ocasiones pasan por la store sin pena ni gloria, algunos casos acaban siendo verdaderas joyas del entretenimiento, como es el caso de fantástico ‘Rocket League’, un juego con una fórmula que ‘Hardware Rivals’, el que ocupa estas líneas, intenta emular para asegurar su éxito entre los jugadores de PS4. Regalado a los suscriptores de PS Plus durante el mes de Enero, hemos probado dicho título a fondo y aquí os traemos su análisis.

GRÁFICOS

A día de hoy es difícil sorprender a nivel técnico, los grandes estudios cuentan con enormes presupuestos capaces de exprimir toda la limitada potencia de una consola de nueva generación, algo contra lo que los pequeños estudios no pueden competir. Por eso mismo es imprescindible no dar prioridad al realismo del apartado gráfico y si a su personalidad, algo que ‘Hardware Rivals’ hace a la perfección.

El apartado gráfico de este peculiar juego de conducción y destrucción es colorido y vistoso a más no poder, imitando al tan recurrido y desenfadado estilo “Cel-Shading” en pasadas generaciones y aportando una personalidad indiscutible al título. Nada es sorprendente, pero si adecuado y correcto y deja bien claro que no debería importarnos tanto un buen nivel gráfico para medir el nivel de diversión de un juego.

SONIDO

Un juego donde el caos, la velocidad y el frenetismo es protagonista debe ir acompañado de un buen puñado de sonidos acordes a la situación. Aquí nos encontramos con él, aunque no destaca por encima de la media resulta muy adecuado. Cada arma disponible en los intensos combates cuenta con su acertado efecto de sonido, mientras que los vehículos suenan como verdaderas máquinas de guerra. La música es otro asunto, y el juego apuesta por las ya manidas melodías electrónicas que acompañan muy bien la acción de un título como este. Pero si en algo destaca el juego es en las voces que narran la partida, unas voces casi infernales que resultan una mezcla entre los míticos “headshot” del ‘Unreal Tournament’ original y los “tasty” de ‘Candy Crush’. 

INNOVACIÓN

Aprovechando el arrollador éxito de ‘Rocket League’ Sony apuesta por este juego desarrollado por SCEE con una temática similar, modificar los juegos de conducción clásicos y hacerlo frenético bajo una excusa que para nada pegaría con un juego de conducción normal. ‘Rocket League’ resultaba ser un título totalmente innovador y consiguió hacerse un hueco gracias a su enorme originalidad. ‘Hardware Rivals’ no cuenta con ese factor sorpresa pero consigue su hueco gracias a lo bien llevada que resulta la idea. 

Y que este juego resulta una mezcla extraña entre ‘Destruction Derby’, las carreras multijugador de ‘GTA V’ y conducir un vehículo en ‘Halo’ online. Aquí no hay una meta, tu objetivo es acabar con tus enemigos en una arena cerrada a lo largo de diferentes mapas y diferentes modos de juego. Todo ello con diferentes vehículos seleccionables, separados en dos grupos; Tanques y Jeeps, y diferentes pilotos, ambos aspectos totalmente configurables gracias a los desbloqueos mientras subimos de nivel. La innovación no radica en su propuesta si no en su ejecución, creando un juego online bien pulido y equilibrado con diferentes modos de juego para cada tipo de jugador.

DIVERSIÓN

Y es que si algo es ‘Hardware Rivals’ es divertido. Este juego, una vez consigues conocer su dinámica (un proceso rápido y sencillo por otro lado) es divertido a raudales. Consigue enganchar a cada jugador que se atreve con el, y lo hace rápido, aun no habrás conseguido subir tu primer nivel y ya sabrás que tienes diversión para rato, un título al que recurrirás en tus momentos de ocio de vez en cuando durante una buena temporada.

Como suele ocurrir en estos casos el juego aumenta más aun su diversión si jugamos con amigos, dando la posibilidad de enfrentarnos cara a cara en modos 1 contra 1, o en partidas privadas totalmente configurables a nuestro gusto.

Por otro lado la recolección de trofeos se hace adictiva, sencilla en su inicio y más complicada a medida que vas limpiando cada uno de sus trofeos. Y el platino, un verdadero reto, será uno de tus objetivos antes de decidir que ya has abusado de la diversión que te ofrece.

JUGABILIDAD

El control de un juego así es esencial para conseguir enganchar al jugador, y ‘Hardware Rivals’ nos propone un sencillo manejo donde la velocidad y la dirección de nuestro vehículo de guerra es controlada con los joystick del Dual Shock 4. Un control que resulta algo confuso los primeros minutos, sobre todo a la hora de disparar con los gatillos, botones que siempre acaban estando reservados al freno y acelerador en los juegos de conducción. Pero ‘Hardware Rivals’ no es un juego normal, y más que un juego de coches estamos ante un peculiar shooter en tercera persona, donde el apuntado se hace sencillo de manejar pero complicado de dominar a la perfección, haciendo del título uno de esos juegos perfectos para aquellos que les gusta mejorar en cada partida.