5 métodos actuales para robar wifi

robar wifi

Robar wifi de tu vecino puede ser más fácil de lo que piensas, y, de la misma manera, tu vecino puede pensar que es fácil hackear tu red. Teniendo en cuenta que la policía te va a culpar a ti por cualquier actividad que ocurra con tu conexión a Internet, mantener a los intrusos wifi fuera de tu red es muy importante. Aunque puedes leer los métodos de hackeo que se utilizan en cada marca, aquí te traemos cinco formas generales de hackear la red de un vecino que podrían usarse en tu contra.

Método para robar Wifi #1: la red abierta

En los primeros días del wifi, casi todas las redes eran redes abiertas, lo que significaba que cualquier dispositivo inalámbrico podía conectarse a ellas. Esto fue bastante conveniente, ya que no se requiere configuración para conectarse a una red abierta, por lo que podías compartir tu conexión a Internet si era necesario. Muchos enrutadores incluso hoy en día vienen configurados por defecto como redes abiertas, por lo que a menos que tu vecino haya cambiado su configuración, es posible que puedas conectarte de inmediato a su red. Es posible que no queramos hackear el internet de nuestros vecinos, pero a veces es tan fácil usarlo que no podemos culparnos por ello.

Lo único que impide que alguien se conecte a una red abierta es el alcance: los router wifi generalmente tienen un alcance de solo unos pocos metros (o menos si hay demasiados muros de por medio), por lo que puede ser difícil conectarse a la red de tu vecino en áreas rurales o algunas áreas suburbanas cuando las casas están muy separadas.

Sin embargo, los hackers wifi (a veces llamados Wardrivers) han usado durante mucho tiempo antenas direccionales y amplificadores de señal para superar las limitaciones de rango típicas. Aunque un ordenador portátil y un enrutador wifi de consumo tienen un alcance máximo esperado de aproximadamente 500 metros, los piratas informáticos pueden usar equipos especiales (pero de bajo coste) para conectarse a redes a una distancia de hasta 30 kilómetros. Así pues, incluso si vivieras perdido en Alaska, algún vecino podría piratear tu red wifi abierta.

Método para robar Wifi #2 — Protocolo de cifrado inalámbrico (WEP)

Cuando aparecieron los enrutadores wifi, los fabricantes sabían que algunas personas querrían seguridad, por lo que agregaron el protocolo de cifrado inalámbrico (WEP) que se suponía que mantendría a los vecinos y otros atacantes fuera de tu red. Sin embargo, el WEP estaba mal diseñado y resultó en que cualquiera que pudiera monitorear tu comunicación inalámbrica durante unas horas podría romper el WEP.

Más adelante, los piratas informáticos descubrieron una forma de enviar paquetes defectuosos a tu red que haría que piratear el WEP fuera aún más rápido: hoy, un pirata informático que utiliza un programa gratuito y una computadora portátil estándar puede piratear una conexión WEP en dos a cinco minutos.

WEP todavía está instalado en la mayoría de los enrutadores, aunque rara vez está habilitado de forma predeterminada. En los enrutadores más antiguos, puede ser la única opción de seguridad. Aunque es mejor que una conexión abierta, no debe considerarse seguridad real. (Utiliza WPA2 en su lugar si está disponible en tu enrutador).

Método Wifi #3: PIN de acceso protegido Wifi (WPA)

El reemplazo de WEP fue WPA, que incluyó varios protocolos diferentes para mayor flexibilidad. Los dos protocolos más utilizados son las claves precompartidas WPA (PSK) y la autenticación de botón WPA. Ambos se mantienen seguros. Sin embargo, un tercer protocolo fue el método PIN, en el que elegirías un pin corto de solo número que podrías ingresar en los dispositivos que deseas conectar a la red.

Los piratas informáticos descubrieron que podían forzar el PIN por fuerza bruta, es decir, simplemente podían probar cada combinación una tras otra hasta encontrar el PIN correcto para tu red. El proceso puede tomar de un minuto a casi un día entero, pero eventualmente obtendrán la combinación correcta.

Este es un ataque perfecto para un vecino, ya que puedes ejecutarlo todo el tiempo que sea necesario, considerando que estás en casa y no te vas a ir a ninguna parte (o por lo menor, ni tu ordenador ni el wifi del vecino se van a mover).

No hay defensa contra el ataque PIN excepto el asegurarse de que deshabilitas la autenticación PIN en tu enrutador inalámbrico. Puedes usar los otros métodos WPA de forma segura.

Hack de red Wifi #4: claves débiles precompartidas WPA (PSK)

Probablemente el método de seguridad wifi más utilizado hoy en día, WPA-PSK (o WPA2-PSK) te permite ingresar una contraseña en la pantalla de Configuración de tu enrutador y luego ingresar la misma contraseña en tus dispositivos para permitirles conectarse de manera segura a tu conexión wifi. Esto es fácil y muy seguro – siempre y cuando uses una contraseña segura.

Por supuesto, si has leído las noticias últimamente, habrás visto que muchas personas no usan contraseñas seguras. Por ejemplo, un estudio encontró que casi el 50% de las personas usaban una de las 100 contraseñas principales en un sitio web en particular: contraseñas como «contraseña», «contraseña1», «1234», etc.

Las contraseñas conocidas y las contraseñas cortas se denominan «contraseñas débiles» en la investigación de seguridad porque son fáciles de descifrar usando el mismo método de fuerza bruta utilizado contra los PIN WPA: básicamente, un atacante sigue intentando una contraseña débil una después de otra hasta que encuentra tu contraseña.

Una vez más, este es una oportunidad de ataque perfecto para un vecino porque puede usar software gratuito para ejecutar en su ordenador las 24 horas del día, los 7 días de la semana, tratando de entrar en tu enrutador. Si usas una contraseña débil, es casi seguro que finalmente tenga éxito.

La solución para esto es simple: usa una contraseña segura – una contraseña que tenga al menos 8 caracteres, no sea una palabra o nombre, y que incluya algunos números o caracteres especiales. Para permitirte usar una contraseña segura y que no sea inconveniente para tus invitados, puedes poner un post-it en la parte superior de tu router con la contraseña de red, ya que esta suele ser una combinación de números y caracteres sin sentido, lo que dificulta mucho el poder hackerarla. Esto permite a los huéspedes simplemente caminar hacia el router e ingresar la contraseña, pero evita que los vecinos o cualquier otra persona obtengan la contraseña.

Método para robar Wifi #5: El último recurso – interferencia

Si haces todo lo correcto para proteger tu red, no hay nada que tu vecino pueda hacer para romper tu seguridad, excepto convencerte de que no la uses. Al usar un portátil estándar o un router reprogramable, tu vecino puede usar un programa que bloqueará tu enrutador cada vez que intentes usar un protocolo seguro. No podrás darte cuenta de que estás atascado, pero notarás que ya no puedes conectarte a tu red o que funciona muy lento.

Si dejas de usar la seguridad y vuelves a habilitar la red abierta, el bloqueo se detendrá, lo que posiblemente te haga creer que la seguridad está rota. Mientras tanto, tu vecino no dudará en aprovechar y robar wifi, ahora que la conexión está abierta otra vez.

La única defensa contra esto es que un experto en comunicaciones radio diagnostique tu problema de conexión como interferencia. Esta, como todos los hacks descritos aquí, es ilegal, y si demuestras que estás siendo atacado mientras un policía vigila, tu vecino probablemente será multado. 

Conclusión

Para evitar estos problemas, aumenta la seguridad de tu red inalámbrica usando diferentes métodos, usa la seguridad WPA con PSK y una contraseña segura, recuerda deshabilitar WEP y WPA-PIN, y si tienes problemas de conexión relacionados con la seguridad, no te los tomes al pie de la letra. Cualquier cosa permitirá a tu vecino robar wifi ajeno.