Las 5 cosas más absurdas que generó ‘Flappy Bird’

flappy bird

Venga va, ¿enserio queda alguien que no sepa lo que es/fue ‘Flappy Bird’ y lo que trajo consigo? Y es que aunque ya supiéramos que si haces un juego con un pájaro tienes el éxito asegurado, lo que generó este corto título para móviles ha rozado lo absurdo en la mayoría de los casos; y digo corto no por su duración, más bien por su vida. Como sabéis su creador decidió retirarlo de las tiendas debido al tremendo éxito del juego, lo que ocasiono aún más fama y gran cantidad de copias baratas, pero como siempre pasa con estas cosas, no todo se ha quedado en una anécdota, y el dichoso pajarito ha generado cosas tan absurdas como las que os mostramos a continuación:

5 – ‘Flappy Bird’ en la vida real

Vale que estamos ante una obra cargada de originalidad, simpatía y mucho carisma retro, pero acaso era necesario hacer un remake “real life” de este juego. Poco más podemos añadir, simplemente ver el vídeo.

4 – Vender móviles a precios desorbitados con ‘Flappy Bird’ instalado.

Un iPhone no es un objeto barato que digamos, pero desde que ‘Flappy Bird’ se retiró de las tiendas digitales de Google y Apple los precios de este dispositivo en eBay se dispararon, siempre y cuando tuvieran el dichoso juego instalado. Lo peor de todo no es que algún “listo” intentara colar el móvil a estos precios, lo peor es que había gente dispuesta a comprarlos y pagar cantidades vergonzosas por ello.

Uno de los iPhone 5S puestos en venta llegó a los 99.900 dólares con un total de 74 pujas, menos mal que eBay eliminó esta y todas las subastas similares diciendo que en la web no se pueden vender móviles con aplicaciones instaladas (antes de poner en venta tu dispositivo debes formatearlo).

3 – Crear vídeos “fake” como este:

Y escribo “fake” entre comillas ya que yo no he tenido la valentía de comprobar en persona si llegando a 999 puntos ocurre lo que ocurre. Antes de la aparición de este vídeo habíamos podido ver como mucha gente, con la ayuda de trucos y “hacks” varios, lograban puntuaciones mucho más altas, además, en las redes no se paraba de comentar que este vídeo, por muy “molón” que sea un final así, es completamente falso. Y digo, yo ¿no sería la excusa perfecta para que Nintendo le metiera un buen puro a su creador? Os dejamos con este supuesto final:

2 – Prohibición de la palabra “Flappy” por Google y Apple

Vale que muchos “listos” (siempre salen muchos cuando hay dinero e información de por medio) se han estado lucrando con copias baratas que contenían la palabra en su título, pero lo peor ha sido que muchos hackers y empresas que recopilan información han estado poniendo de forma gratuita sus “Flappys” en las tiendas digitales para poder manipular nuestros dispositivos, instalar programas no deseados y recopilar información.  Por eso mismo Google y Apple han decidido prohibir la palabra “Flappy” en sus tiendas. Y digo yo… ¿No sería mejor que estas dos grandes marcas, actuales dominadores del mundo, revisaran mejor lo que ponen en sus tiendas? Esto da que pensar, y si han circulado este tipo de aplicaciones con intenciones maléficas por las Store, eso significa que el control no es el adecuado, y no solo la palabra “Flappy” es vulnerable a apps maliciosas. Muy mal Google y Apple, muy mal.

1 – Y por último, que hagamos un especial de ‘Flappy Bird’.

Que la gran mayoría de noticias de videojuegos se centraran en este título da que pensar, y es que ‘Flappy Bird’ ha estado hasta en la sopa. Lo más absurdo de todo es que demos importancia a estos pequeños juegos (que favorecen a jóvenes creativos pero nada tienen que ver con lo que realmente interesa a un gamer) y olvidemos a grandes juegos que se están gestando por estudios pequeños o individuos muy emprendedores. Juegos mucho más interesantes y que muchas veces no ocupan ni un pequeño hueco en las revistas especializadas (nos incluimos), por eso mismo y con ganas de ello, desde aquí declaro que ‘Flappy Bird’ debería haber caído en el olvido desde el día en que su creador decidió quitarlo de las tiendas. Esperemos que nada de esto se repita, y si algo es malo que no se convierta en bueno por el simple hecho de ser polémico.