Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

GeekPro | 28 Jul, 2014

Scroll to top

Top

Rigth now get betting bonus from bookmakers
2 comentarios

Probamos el nuevo Nokia con 41 Megapixels, PureView 808

Nokia PureView 808

Nokia está decidida a centrar las miradas en su nuevo terminal, y que mejor forma que con una espectacular característica, en esta ocasión se les ha ocurrido la idea de incorporar una cámara de 41 Megapixels a un dispositivo móvil. Este sensor no solo es el más grande colocado en un smartphone también es uno de los más grandes en que podemos encontrar en cualquier cámara, incluido las gamas profesionales.

Aunque no solo se vive de cámara, el nuevo Nokia PureView 808 cuenta con un diseño impecable en su parte delantera, mientras que la trasera está protagonizada por un aumento de la delgada línea, para poder incorporar el enorme sensor de la cámara. Debido a a este bulto el dispositivo está muy desequilibrado, aunque no pierde por un momento la capacidad de mostrar un tacto impecable. Nokia ha conseguido un terminal muy compacto, como si de un Unibody se tratara.

La cámara es excelente, aunque con comillas. Al igual que ocurre con todas las cámaras de dispositivos portátiles, el flash tiene muy poca potencia, y no es capaz de conseguir grandes resultados en condiciones de interior con una iluminación tenue. Este aspecto se ve acentuado cuando la propia Nokia nos presenta este curioso dispositivo en estas situaciones, en lugar de montar un stand en exterior para poder aprovechar las capacidades y las bondades que ofrece.  Esta cámara es posible gracias a la lente que monta Carl Zeiss para Nokia.

El dispositivo cuenta con numerosas opciones de personalización, entre las que cabe destacar la posibilidad de ajustar el ISO manualmente, hasta un 50 forzado. Lamentablemente, los chicos de Nokia no han querido incorporar la capacidad de crear negativos digitales (RAW) con esta cámara, su lo hubieran contemplado esta sería la cámara perfecta para cualquier fotógrafo.

Su grabación de video no iba a ser menos, nos ofrecen la capacidad de grabación de vídeo a 1920×1080 pixels. Aprovechando el gran tamaño del sensor, la cámara permite realizar un zoom de hasta 4x sin una pérdida de calidad, tal como si de un zoom óptico se tratara. A parte, la grabación de video incluye un sonido con calidad CD, gracias al sistema Rich Recording.

En su interior late un corazón a 1.3GHz de un solo núcleo, 512 MB de memoria RAM y 16GB de memoria interna (ampliable hasta 48GB mediante tarjeta de expansión). Trae una pantalla de baja resolución (640×360) con 4 pulgadas de tamaño.

Todo ello está controlado por un núcleo de Symbian Belle, una nueva edición optimizada para este terminal, que permite la carga de ficheros tan grandes como los generados por la cámara sin inmutarse. También hay que decir, que durante la prueba, el terminal se quedó colgado en dos ocasiones, y no hubo más remedio que reiniciar. Aunque este error puede solucionarse, ya que hasta el segundo trimestre no será lanzado al público, por un precio orientativo de 450€.

En definitiva, se trata de un terminal orientado al mundo multimedia, que cuenta con el lastre del universo Symbian, pero que a su vez permite a Nokia, lanzar un dispositivo a precio razonable y rememorar los viejos tiempos en los que Symbian era el rey.